Nelson Piquet Jr. fue entrevistado por la prensa brasileña días atrás, y tras dejar varios recados a su gran rival de la Formula E, Lucas di Grassi, también quiso dejar unas palabras ilustres sobre su reciente paso por Rebellion en el WEC. 


Nelson Piquet Jr. no deja de sorprender con sus declaraciones tan directas contra rivales o equipos. Días atrás, el periodista brasileño colaborador en Grande Premio, Rodrigo Mattar, entrevistó al piloto de Panasonic Jaguar Racing en Rio de Janeiro. Entre muchos temas que se tocaron en la conversación, como bien fue la rivalidad con Lucas di Grassi de la que dejó algunos recados para su compatriota, también quiso relatar sus sensaciones con Rebellion en el WEC. 

Piquet Jr. participó en toda la temporada de 2017 del WEC en la categoría LMP2 con Vaillante Rebellion en el Oreca 07 #13. Disputó todas las carreras excepto la cuarta ronda en Nürburgring, y disputó por segunda vez las 24h de Le Mans en Prototipos. Tras un noveno lugar en su debut, en 2017 el Rebellion #13 finalizó dentro del podio de la general, pero una irregularidad técnica de su equipo les privó de esa excelente posición al ser descalificados de la carrera.

Según reveló Piquet en Rio, fue uno de los detonantes que le hizo explotar contra su equipo. “Fue una puta mierda. Mathias Beche no abría la boca para hablar nada porque dependía del puesto de trabajo. No hablaba nada, no reclamaba”, comentó exaltado el brasileño.

Con la posibilidad de título de sus compañeros en el coche #31, las cosas fueron a peor y con la típica grotesca expresión del campeón de la Formula E de 2014/2015, lo explicó así. “Yo mandaba a todo el mundo a tomar por el culo. Salí del equipo a causa de eso. En varias ocasiones tenía que levantar el pie para no gastar neumático, corriendo poco. Por eso, opté por la opción de cambiar el WEC por el Stock Car, porque yo voy aprender mucho más y financieramente es mucho mejor. En Rebellion, ellos privilegiaron el otro coche con tres ingenieros y el nuestro tenía uno junto a otro en tiempo parcial. Hicieron todo lo posible para invertir en el otro coche cuando comenzaron a tener ventaja en el campeonato en deprimiendo del nuestro”, afirmaba contundentemente.

La segunda parte de la temporada las cosas aún fueron peor, y según Piquet, en Fuji todo acabó por destrozarse por completo. “El otro coche tuvo una suerte enorme en colocarles un motor muy bueno a partir de la segunda mitad de la temporada mientras el nuestro estaba por debajo de la media. Eso hizo una diferencia muy grande. Desde este punto en adelante, el equipo quiso que les ayudáramos y ahí comenzaron las confusiones y un mal estar dentro del equipo que se agravó en Fuji. David pudo denunciar al equipo si ellos hacían eso y entonces nos pasaron a perjudicar. Erraban el calibrado de nuestro coche ‘sin querer’ y el coche era lento”, resaltaba un Piquet con una expresividad molesta.

A todo esto, en Japón tuvo un percance con su compañero de equipo, Bruno Senna, lo que aún aumentó la presión dentro la estructura de Rebellion. Aún así, Piquet tuvo buenas palabras para su también compatriota, todo lo contrario que hizo su padre con la familia Senna en sus días.

“En Japón, Bruno me echó fuera de pista en la primera curva. Si yo estuviese en su lugar, en la situación de pelear por un título, haría las mismas cosas. Bruno es un tipo muy bueno. No somos más próximos porque ahora hemos tomado caminos diferentes, estaremos en categorías distintas y nos veremos muy poco. Él se pone un poco a la defensiva, creo, a causa de todos los ataques de mi padre contra Ayrton Senna en el pasado. Pero me gusta mucho. Tiene mucho más a ofrecer que otros pilotos”, proseguía ‘Nelsinho’ en su explicación.

Finalmente, fue preguntado por la posibilidad de volver a la categoría. Para este 2018 Piquet tiene previsto terminar el campeonato mundial de Formula E y adentrarse en una temporada completa en el Stock Car brasileño, donde se verá las caras con Di Grassi. Aún así, está buscando la posibilidad de disputar, de nuevo, las 24h de Le Mans“Con un buen coche es posible que podamos hacer la carrera. Estamos negociando. Al principio, queríamos que yo hiciese también Spa y una jornada de test en el Paul Ricard. Pero no la voy hacer. La prioridad es estar en el Stock, lo que limita mi participación en el Mundial de Resistencia. Aún así, podremos cerrar un acuerdo para correr de nuevo en el LMP2, concluyó.