Pietro Fittipaldi ha sido operado satisfactoriamente de las lesiones sufridas en el día de ayer durante el aparatoso accidente que tuvo en la clasificación de las 6 horas de Spa-Francorchamps. El piloto brasileño tuvo fracturas múltiples en las dos piernas a consecuencia del choque frontal que sufrió.

Según ha informado un boletín oficial de la FIA, Pietro Fittipaldi está bien y su condición es estable. Él fue operado ayer por la noche por las fracturas en las dos piernas, y la cirugía fue bien. Él permanece en observación en el Centro Hospitalario Universitario de Liege”.

Además, añadía que “la pierna izquierda, que sufrió una fractura compleja, fue satisfactoriamente operada. Pietro estaba completamente consciente al salir de la sala de cirugía y fue capaz de describir lo que le aconteció. A las 10:30, hora local, dejó el centro de cuidados intensivos”.

Según la prensa brasileña, más concretamente el portal digital Grande Premio, la pierna izquierda sufre una fractura múltiple que ha sido confirmada por los médicos, con una fuerte fractura entre la rodilla y el pie, en la zona de la tibia y el peroné. No obstante, se descubrió ayer por la tarde que la pierna derecha también tenía una fractura cerca del hueso del tobillo y una rotura de los ligamentos de la rodilla, lo que ha requerido una segunda operación durante esta pasada noche.

“La previsión inicial era de al menos ocho semanas de recuperación, pero con la descubierta de las lesiones en el pie derecho, se tendrá que retrasar un poco más”, informó el padre de Pietro, Gugu da Cruz, al mismo medio de comunicación brasileño.

Por otro lado, el padre también dijo al portal digital de Globo antes de la operación que “él es fuerte, está bien, consciente, pero tiene más sospechas de fracturas, principalmente en una de las piernas. Estoy viajando desde Frankfurt para estar allí en un momento así. Es un momento malo para que suceda una cosa así, un año con mucha actividad”.

A todo esto, aún está por confirmar el origen del aparatoso accidente de Fittipaldi en Eau Rouge. Según la versión de su padre, la sospecha está en un fallo eléctrico del coche, tal y como demuestra el apagón de los faros delanteros segundos antes de perder el control del vehículo.

“Intentando dejar el coche más rápido, el dueño del equipo decidió alterar el flujo de combustible. Casi tuvo un accidente en los entrenos de Barcelona, a causa de un fallo eléctrico. Y si miras el vídeo del accidente, se puede percibir eso claramente, porque las luces se encienden y se apagan. En la curva de mayor velocidad de Spa, a cerca de 350 km/h, él no pudo controlarlo. Sin volante, sin frenos, sin nada“, dijo el padre del piloto a la prensa brasileña.

Según apuntan estos medios, Pietro tenía pactado una jornada de test con algún equipo de la parrilla de Formula 1 durante las próximas semanas, posiblemente en el test post GP de Hungría. Con esta lesión, Fittipaldi pederá la oportunidad de disputarlo, al igual que las 24 horas de Le Mans y las 500 millas de Indianápolis.

Fittipaldi disputaba esta temporada siete pruebas de la Verizon IndyCar Series con Dale Coyne Racing, entre las que entraban las 500 millas de Indianápolis 25 años después de la última victoria de su abuelo Emerson. Además, también iba a correr la temporada del WEC con DragonSpeed en LMP1 y la SuperFormula con UOMO Sunoco. Sin duda, una temporada completa al máximo de la que se pederá, con seguridad, gran parte de toda ella por las lesiones sufridas en el que era su debut en el WEC.