A lo largo de los últimos días, el cambio de fecha de las 6 horas de Fuji ha sido el tema más debatido en el mundo del automovilismo. Después de un enero repleto de temas polémicos, febrero empieza con energía gracias al WEC, Toyota y Fernando Alonso (además de los pilotos perjudicados por el movimiento). En Fórmula Rápida, el equipo ofrece su opinión al respecto.

Àlex Garcia:

“No hay duda que la decisión de adelantar una semana la cita de las 6 horas de Fuji del WEC por parte del campeonato va a traer cola. A fin de cuentas, la realidad incuestionable es que la presencia de un piloto en el campeonato ha acabado causando un cambio que ‘fastidia’ a varios de sus compañeros y rivales. Además, se trata de una modificación del calendario que, aunque dentro de la ‘legalidad’, se hace ignorando al campeonato IMSA. Se antepone la presencia de Alonso en Japón a los deseos de pilotos como Conway, Kobayashi, Nakajima, Van der Zande o Pla.

¿Decisión correcta? Sin duda, desde el punto de vista del WEC y el ACO, lo es. Ellos salen ganando al tener a Alonso en Fuji y no salen perdiendo en nada, por cuanto los pilotos que ‘sufren’ los cruces de fechas van a desestimar las carreras del IMSA y el Super GT (aunque parece que los japoneses están listos para cambiar de fechas su propia cita de Autopolis). A nivel ético, es otra cosa, pues el cambio llega con el WEC teniendo conocimiento de los contratos de algunos de sus pilotos para tomar parte en el Petit Le Mans y el Super GT.

Dicho esto, si hay alguna actitud reprochable, es la del ACO y no la de Toyota. Cualquiera en su sano juicio habría buscado tener a su nuevo y flamante fichaje en la carrera de casa de la marca. Toyota tenía que intentarlo y pedirlo. Que el cambio se aceptara, ya… eso es otra cosa. Pero no hay que olvidar que el WEC ha cedido también con el asunto de Alpine en LMP2 a pesar de ser fabricante, los cuatro coches por equipo de Ford, Porsche y Jackie Chan en las 24 horas de Le Mans y el asunto de la graduación de Roman Rusinov, que debería ser piloto Oro… todo ello, decisiones entendibles, pero no necesariamente buenas. Se han sentado unos precedentes peligrosos.”

 

Guille Moreno:

“Al WEC le interesa que Alonso no se pierda Fuji, dada la indudable repercusión mediática que genera el asturiano allá donde va, y a Toyota más de lo mismo. De hecho, los intereses del fabricante nipón son dobles, pues les conviene la presencia del ovetense como el equipo para el que corre y como propietarios del circuito de Fuji. A Alonso también le interesa, pues sus opciones a ganar el mundial de Resistencia prácticamente desaparecerían si no corre en Fuji.

El problema llega cuando, en un conflicto de intereses entre el WEC, Toyota y Alonso; quien ha acabado perjudicado son pilotos que no tienen nada que ver con el asunto, a los que la presencia o no de Alonso les es indiferente y con un doble programa tan lícito como el del bicampeón de F1; pero que ahora se verán obligados a renunciar al icónico Petit Le Mans en Road Atlanta o al SuperGT japonés. Estos pilotos, por tanto, están ahora en pleno derecho de protestar la decisión, pues han sido ninguneados por la organización de un campeonato en el que llevan más tiempo que el recién llegado al que se le ha facilitado todo.”

Santi Torres:

“Si hay algo por lo que empezar, es por describir la actitud del ACO respecto a los pilotos que participan en el WEC. Bochornosa. Así, sin tapujos. La falta de respeto es de las que hacen época, pero vayamos por partes.

Primero de todo; Fernando Alonso es el motivo, pero no el culpable. El asturiano se ve en medio del lío porque es a él a quién quieren en Fuji, sin molestar la agenda de F1 del bicampeón español. Así que descartamos la persona del piloto, no vaya a ser.

Obviamente, la opinión de ‘bochornosa’ llega por el aspecto del campeonato. Dejar con una mano delante y otra detrás a marcas que apuestan por el campeonato de forma directa. Pero, por otra parte, uno no deja de asentir y pensar: así son los negocios. Otra cosa es que sean una bajada de pantalones épica.”

Eric Calduch:

“Personalmente, creo que es una decisión correcta pero no justa. La figura de un piloto de las características de Fernando Alonso en una categoría que necesita un empuje para consolidarse es vital. El WEC necesita renacer, necesita atraer al público general del motorsport para aumentar el número de aficionados.

La petición de Toyota era lógica, interesa que Alonso pueda correr todas las carreras de cara a la lucha por el título, que debería estar entre los dos coches del equipo japonés. Por ello, ha movido todo lo que tenía a su alcance para hacerlo posible, y el WEC ha cedido porque también le beneficia.

La parte ‘injusta’ para mí viene por todos aquellos pilotos y equipos sin tanto poder, que también combinan diversas categorías y tienen que hacer grandes sacrificios para correr una u otra categoría. No es ético dejar a unos sí y a otros no, pero es un hecho que nunca podrán compararse los intereses de aquellos con tanto poder con los de quienes no lo tienen.”

Carles Sagalés:

“Que nadie se extrañe. Toyota tenía la obligación de pedir al WEC el cambio de calendario de última hora. Para los japoneses era importante lucir a su piloto de F1 ante su público, porque no hay que olvidar que el circuito de Fuji es propiedad de Toyota. Así que se pusieron manos a la obra y como los nipones son el único equipo oficial en cuando a la categoría LMP1 se refiere… Pues blanco y en botella. Tuvieron que ceder ya que no pueden permitirse el lujo de perder más equipos.

Alonso por tanto, está ante uno de los años más importantes de su trayectoria como piloto. En la mitad de fines de semana de todo el año va a estar pisando circuito y compitiendo, ya sea en la siempre exigente F1 o bien haciendo sus pinitos en el WEC, con la cita estelar de junio de las 24 horas de Le Mans. No puedo hacer nada más que levantarme, quitarme el sombrero y aplaudir. Muy pocos son los que se han atrevido a hacer lo que está haciendo y menos aún en la actualidad, donde parece que lo único que importa es la F1.

Pero no, hay vida más allá del paddock del Gran Circo y se está demostrando con las experiencias de Alonso. El mismo piloto ha reconocido que pilotar durante tantas horas le ha atraído por completo y ha descubierto en la resistencia algo realmente místico que no puede pasar por alto. A mi parecer, 2018 va a ser un gran año.”

Arnau Montserrat:

“Siento que voy a ser el que vaya a contracorriente del grupo, pero a mí la decisión que ha tomado el WEC de modificar de fecha el Gran Premio de Fuji, me gusta. Fernando Alonso está abriendo un nuevo mercado de audiencia de la competición no sólo a nivel nacional sino en todo el mundo. Lo hizo con la IndyCar, lo ha vuelto a hacer con el WEC. Al final, la competición no sólo está en la pista, sino también en los despachos. ¿Para qué vas a perder la oportunidad de que Alonso haga el Mundial del WEC completo? Fernando mueve montañas, mueve dinero y mueve espíritu de competición, es una realidad a la que pocas empresas pueden resistirse. Por poco que nos guste, es un negocio como cualquier otro.”

Marc González:

“Fernando Alonso es un icono mundial dentro del motorsport. Seguramente pasará a la historia como uno de los pilotos más completos y por lo tanto, más prodigiosos. Ahora es el turno del WEC de saber qué quiere ser. ¿Quiere ser un campeonato que cambia los compromisos que tiene con pilotos, equipos y aficionados por una sola persona? ¿O quiere ser un campeonato seguro de sí mismo sin nada que envidiar a otros como la Fórmula 1? Si elige la segunda opción, no va por el buen camino pues el mensaje que ha dado es de hacer lo que sea (incluso si perjudica a sus pilotos más fieles) para tener unos minutos más de fama.”