El fin de semana pasado vivimos un duelo que no se le puede calificar de apasionante entre Sebastian Vettel y Lewis Hamilton en el GP de Bélgica.

¿Que por qué no fue apasionante? El alemán y el británico sólo se emparejaron una vez, cuando el de Ferrari tenía los neumáticos frescos y aprovechando la ayuda del rebufo de Hamilton. Después, todo fue un quiero y no puedo. Y teniendo en cuenta que Hamilton llevaba los neumáticos blandos (los más duros del GP) y Vettel los ultrablandos (los más blandos), no creo que en Maranello (tan afición como equipo) tengan que estar tan contentos. Mercedes es el mejor equipo con el mejor monoplaza y me temo que poco podrán hacer los italianos para evitar que Lewis Hamilton se lleve su cuarto título mundial.

Los finlandeses volvieron a quedar relegados a su rol habitual de escuderos. La noticia de la renovación de Kimi Raikkonen por un año más no me sorprendió. ¿Por qué dar oportunidades a jóvenes pilotos o a otros que ya están desde hace varios años en la parrilla? Si tenemos al bueno de Raikkonen que hará todo lo que le digamos sin que aparezca en él ninguna muestra de competitividad. Además, en la escudería italiana saben que Raikkonen no reivindicará nada, ya que con el rendimiento que tiene casi nunca le surge la oportunidad. El otro finlandés, Valteri Bottas, no es candidato al título por más que se esfuerce en decirlo. En un ritmo muy inferior al de los dos candidatos al título, vio que tanto Raikkonen como Ricciardo le quitaron la cartera en la parte final de la carrera. ¿Renovará? Hamilton estaría encantado.

Quien sí luce sus medallas es Daniel Ricciardo. Con el de Spa, el australiano ha sumado un buen número de podios este año y eso le vale para superar a uno de los Ferrari en la clasificación del mundial. Parece que el veterano no se deja intimidar por la joven promesa, como si ocurre en otros equipos. Hay que decir que últimamente no lo tiene muy difícil… Si los rumores sobre las posibles intenciones de otros equipos con Verstappen son ciertos, ya es necesario que la escudería de la bebida energética resuelva pronto los problemas de fiabilidad que están amargando la temporada del joven holandés.

Quien va sumando, no sólo puntos sino también rendimiento, es Hulkenberg. El alemán terminó sexto y cada vez son más las carreras en las que los monoplazas de la marca francesa se muestran competitivos. Palmer, quien estaba protagonizando el mejor fin de semana desde que llegó a la F1, no lo acompañó en esta ocasión por pura mala suerte. Renault realmente se está convirtiendo en una opción que empieza a parecer una golosina para algunos pilotos. ¿Sainz? ¿Alonso? Quién sabe si no es cierto que en 2019 optarán al título y todo…

No quisiera irme sin agradecer la actuación de los pilotos de Force India. Gracias a Esteban Ocon y Sergio Pérez, siempre mostrando su amor mutuo en forma de caricias, la carrera se animó cuando más aburrida estaba siendo. No sé qué haríamos sin ellos.

Sin tiempo para descansar llega el GP de Italia en el circuito de Monza, donde Hamilton y Vettel deberán esforzarse para que el público se fije más en ellos que en los rumores (siempre habituales a estas alturas del año).

Hacer Comentario