El mito del automovilismo, jefe no ejecutivo de Mercedes y campeón del mundo de Fórmula 1, fue operado ayer y le trasplantaron un pulmón tras pasar por unos problemas respiratorios graves en las últimas semanas.

Niki Lauda se perdió los últimos dos grandes premios de Fórmula 1 por pequeños problemas respiratorios que se han ido agravando con los días. El austríaco fue hospitalizado hace dos días en Viena tras tener un fuerte ataque respiratorio en sus vacaciones en Ibiza. Según algunos medios locales, Lauda, con 69 años, tendrá que mantener reposo en las unidades de cuidados intensivos del hospital durante varios días.

Niki Lauda tenía una pequeña gripe que ha ido a peor con el paso de los días y el Hospital General de Viena decidió, una vez inspeccionado, hacerle un trasplante de pulmón que ha conmocionado a familia, amigos, pilotos e aficionados.

Un comunicado oficial del hospital comentaba: “A causa de una grave enfermedad pulmonar, Niki Lauda ha tenido que ser sometido a un transplante de pulmón en el Hospital General de Viena. La operación ha resultado satisfactoria y ha estado encabezada por Walter Klepetko, encargado del departamento de operaciones torácicas del clínico, y con la ayuda de Konrad Hotzenecker“.

“Rogamos por favor que entiendan que la familia no hará ningún comunicado publico ni hará ninguna apariencia pública para hablar del caso de Niki. Por favor, respeten la privacidad de la familia Lauda“, aumentaba el comunicado del hospital.

El tres veces campeón del mundo recordaba esta semana el 42º aniversario de su accidente en Nurburgring donde se quemó severamente diferentes partes de su cuerpo y que le han dejado con visibles secuelas. Lauda volvió en tiempo record a las pistas soportando una recuperación traumática. Por suerte, el austríaco salió de aquel momento tan delicado y seguro que podrá volver a salir de esta.