Llega la sexta y una de las citas más importantes del mundial de motociclismo: Gran Premio de Italia Oakley, Mugello. No solo es importante porqué esta prueba decide bastante la situación competitiva del mundial, sinó porqué tanto Mugello como Catalunya son grandes premios decisivos para el mercado de fichajes de los pilotos.

El Autódromo de Mugello está formado por un total de 15 curvas: 6 a izquierdas y 9 a derechas. La anchura de la pista es de 14 metros; mientras que la longitud responde a 5,2 quilómetros; uno de los circuitos más largos de la competición. Mugello también destaca por su recta. El trazado italiano da forma a la recta más larga del mundial, con una longitud de 1141 metros. El récord del circuito lo tiene el actual campeón del mundo, Márquez, con un crono de 1’47.639. Un par de datos más, la velocidad media de las 1000cc responde a 174.2 km/h; mientras que la velocidad punta es de 354.9 km/h.

Marc Márquez es el piloto que llega a Italia con todos los focos en su atención. En el ámbito competitivo, el piloto de Honda llega con 3 victorias consecutivas; recordando la historia que escribió en su primer año en la categoría reina tras ganar diez carreras consecutivas. Márquez, con el objetivo de desbancar a Andrea Dovizioso para ser el vencedor este año, llega con cuatro podios y un total de 95 puntos en la general. Ha puntuado en todas las carreras excepto en Argentina, a consecuencia de la penalización que obtuvo tras el incidente con Rossi en pista.

Por otra parte, Mugello siempre ha sido “territorio tifosi“. Mugello se caracteriza por ser “la casa de Rossi“. Es el circuito más cercano donde el nueve veces campeón del mundo creció. Y, por ende, es el trazado que más afición amarilla alberga. Así pues, por consiguiente a esta situación, el de Cervera disputará la próxima carrera en “territorio comanche” en medio de toda la polémica acarreada y arrastrada desde ese fatídico Gran Premio de Malasia de 2015. Márquez acabó sexto el año pasado.

Por su parte, el rey de Mugello, llega al recinto italiano con el regusto de estar en las puertas del podio. El año pasado finalizó en cuarta posición por detrás de Dovizioso, Viñales y Petrucci. La consecuencia de esta posición fue el accidente previo de Motocross, donde el siete veces campeón de MotoGP declaró, una vez finalizada la carrera, estar dolorido por el impacto. Aún así, el de Tavullia intentó marcar ritmo y grupo de carrera, aunque fue imposible.

Este año han aparecido rostros y motos nuevas que luchan por el podio y la victoria. Hay que tener en cuenta, en esta nueva edición, la Tech 3 de Zarco. Tercero en la general con 58 puntos, solo a 1 del segundo clasificado, el francés pisa fuerte y arrasa por donde pasa. No obstante, no lo tendrá nada fácil. Llega el Gran Premio de Italia, y pilotos y escuderías necesitas hacer una buena carrera para recordar, en casa, un gran triunfo. Las Ducati oficial, en especial la de Dovizioso que competirá por partida doble italiana, deberá hacer un esfuerzo para provocar que vuelva a sonar el himno italiano.