El canadiense Michael Latifi es el padre del piloto de Fórmula 2 Nicholas Latifi y, desde la semana pasada, un importante inversor del equipo McLaren. A través de su empresa Nidala (BVI) Limited, con sede en las Islas Vírgenes Británicas, realizó una inversión de más de 200 millones de euros.

El hijo de Latifi es el piloto reserva de Force India y ya sabe lo que es ganar una carrera de Fórmula 2, aunque esta temporada de momento solo es noveno después de un inicio irregular de temporada.

Durante este GP de Mónaco, el CEO de McLaren F1, Zak Brown, dijo que no tenían presión por poner a Latifi en el coche como recompensa por la inversión de su padre.

“Nunca se ha hablado de eso”, dijo. “Le está yendo bastante bien en la Fórmula 2. En McLaren siempre estamos buscando los mejores pilotos que podamos tener. Está haciendo un buen trabajo, pero esa opción nunca ha sido parte de la conversación”.

Brown aseguró que la inversión de Latifi en el Grupo McLaren tendría un impacto en el equipo de F1, pero solo económicamente por los nuevos fondos. “La junta y los accionistas decidirán dónde quieren invertir ese dinero”, dijo. “Supongo que de alguna manera será repartido entre los tres negocios [el equipo de F1, McLaren Automotive y McLaren Applied Technologies]”.

“Obviamente, la Fórmula 1 genera mucho gasto al intentar estar al nivel de equipos con un presupuesto mayor, así que estoy seguro de que parte de ese dinero se destinará a invertir en nuestro equipo de carreras, pero también a desarrollar nuestros negocios de coches de calle y el proyecto de tecnología”. Añadió que actualmente no hay más intención de expandir el grupo de accionistas más allá de Latifi.

McLaren reveló otras alianzas la semana pasada. Como son los contratos de varios años con el importante corredor online de compraventa de divisas FxPro y la empresa de smartphones HTC. “Tenemos un gran equipo comercial que está tratando de encontrar socios, al igual que todos los equipos de F1 hacen cada día”, dijo Brown.