Fue un gran accidente que involucró a cinco pilotos de la IndyCar en Pocono el del pasado fin de semana con Robert Wickens como principal protagonista. El piloto canadiense acabó volando contra las protecciones para volver a pista con el coche destrozado y con lesiones que esperan una operación.

El piloto del equipo Schmid Peterson Motorsports estaba en una lucha encarnizada con Ryan Hunter-Reay en la vuelta 9 cuando su ala delantera chocaba con la rueda trasera del de Andretti, enviandole a las protecciones y haciendole volar por el trazado de Pocono.

El accidente no solo afectó a Wickens y Hunter-Reay, sino que hasta cinco pilotos se vieron involucrados. James Hinchcliffe chocó con Zach Veach que iba lento para esquivar a los monoplazas siniestrados y a su vez, Pietro Fittipaldi no lograba esquivar la marabunda de coches y se estrellaba con Hinchcliffe. Accidente múltiple que dejó a Wickens consciente, pero de camino al hospital. Takuma Sato también se vio involucrado en la melé de coches que intentaban esquivar a los accidentados.

El hospital que atendió y en el que se encuentra Wickens es el Lehigh Valley Hospital. El clínico emitió un comunicado en el que se afirma que el canadiense sufre heridas en su columna, brazos y piernas. Para más ‘inri’, también sufre una contusión en el pulmón.

Tras el accidente y la reparación del trazado, la carrera siguió su curso y Alexander Rossi fue el vencedor. En el ‘post’ carrera, Hunter-Reay explicó su punto de vista del accidente, añadiendo que estaba en shock por todo lo que había sucedido.

Ha sido un accidente muy desafortunado. Solo espero que Robert esté bién. Tuve suerte de salir ileso esta vez. Estabamos en la curva 1, empezó a acercarse a mi lado, pero yo iba a la estela de Power”.

“Cuando lleguemos a la segunda curva, él estaba en mi trasera izquierda. Le dí espació, pero perdí la línea. Perdi la mitad de la línea y me tocó. Ahora solo estamos pensando en Roberts“, añadía Hunter-Reay.

Al mismo tiempo, Hinchcliffe comentaba: “No es la carrera que esperabamos. Vi el accidente ocurriendo delante de mi. Veach empezó a frenar y esquivarlos, yo intenté frenar, pero no logré escaparme“.

Por detrás también tenía pilotos y creo que Pietro no tenía donde ir por lo que chocó contra mi. Además de él, había muchos coches pasando, no recuerdo exactamente lo que ha pasado. Quité mis manos del volante cuando choqué”.

“Creo que algunas piezas de los monoplazas que volaban vinieron hacia mi y alguna chocó contra la parte superior de mi coche. Pasó cerca, pero no me tocó y no se rompió nada del monoplaza. Solo tengo algunos rasguños. Ahora solo necesito descansar para recuperarme“, añadía Hinchliffe.

“Obviamente, solo espero que Robbie esté bien. Nunca es bueno ver un coche que se va contra las proteciones, pero estoy seguro que está en buenas manos. Con suerte, le veremos de nuevo pronto en los monoplazas“.

Para Fittipaldi fue un momento especialmente aterrador después de volver de un accidente en Spa. El brasileño agradecía que aún chocar a gran velocidad, no tenía ningún hueso roto.

https://twitter.com/MercedesAMGDTM/status/1031467566575890432