La de ayer fue una jornada polémica en el Rally de Suecia. Y es que los primeros pilotos en salir tuvieron que actuar de “quitanieves” debido a los tramos destrozados que se encontraron pilotos como Sébastien Ogier, Jari-Matti Latvala y Ott Tänak. Los daños venían del paso de los competidores pertenecientes a categorías del apartado nacional y de los históricos. El mismo Ogier se mostró muy crítico con la organización de la prueba. El pentacampeón del mundo aseguró que de salir primeros pilotos noruegos o suecos, la situación hubiese sido completamente diferente.

La otra cara de la moneda fue para los Hyundai. Thierry Neuville se llevó la etapa y quien completó el top 3 fueron sus dos compañeros de equipo: Andreas Mikkelsen y Hayden Paddon. Durante la etapa tanto los pilotos de Hyundai como los Citröen lucharon por los primeros puestos, pero finalmente los pilotos de la marca francesa: Craig Breen y Mads Ostberg, quedaron a 12,6 y  a 13,2 segundos respectivamente del ganador de la etapa. Breen acomuló 2 “scratchs” consecutivos, hecho que no le permitió retener la tercera plaza que finalmente se llevaría Paddon -el piloto de Hyundai- tras una de sus mejores actuaciones de este año.

Para encontrar el primer Ford Fiesta debemos ir hasta la sexta plaza de la clasificación, donde terminó Teemu Suninen, en la que era super primera prueba del año con un World Rally Car. El primer Toyota fue el de Lappi, quien fue séptimo y se vio también muy perjudicado por salir en las primeras posiciones. Le siguieron sus compañeros Latvala y Tänak. Este último primero se quejó comentando que los tramos no reunían las condiciones adecuadas para realizar la etapa, pero al terminar la etapa se retractó y pidió perdón a la organización. Quién, finalmente, encajó peor el hecho de haber salido en las primeras posiciones fue el mismo Ogier. El francés dio el rally por perdido ya que llegó en 12ª posición a casi 3 minutos del líder.