Tras el Gran Premio de España, en el Circuito de Jerez – Ángel Nieto, totalmente inclasificable, es el turno de otro circuito de la gira europea: Le Mans. El Circuito Bugatti de Le Mans es la quinta escala en el mundial de velocidad y la 31ª vez que se celebra este evento; correspondiente al Gran Premio de Francia de MotoGP.

El circuito de Le Mans, segunda prueba del mundial europea, trata de 4.185 metros de longitud y una suma de 14 curvas; de las cuales 5 son a izquierda y 9 a derechas. A demás, el trazado situado a 200 km de la capital francesa, tiene la característica de ser un circuito Stop&Go dado por las fuertes frenadas y rápidas aceleraciones que las máquinas y pilotos deben realizar. Los pilotos deben reducir sus motos de segunda a primera para coger velocidad en un promedio de 7-8 veces por vuelta; lo que implica una media aproximada de 150 veces en una carrera. Este circuito favorece especialmente a la escudería japonesa de Yamaha; que firmó doblete en 2015. A demás, el circuito de velocidad comparte cierto terreno con el trazado de 24 horas: desde la salida hasta la curva seis. Cuenta también con una de las rectas más cortas del calendario: solo mide 450 metros y acaba en chicán.

Le Mans es el circuito de ensueño de Yamaha: El récord lo tiene Maverick Viñales con el mejor tiempo de 1’32:309. No obstante, el tiempazo sigue siendo para el ex de Yamaha y actual de Ducati Jorge Lorenzo con 1’31:975 desde 2016. El año pasado, el 25 de la parrilla firmó pole y victoria. No obstante, Viñales no lideró la carrera de principio a fin, pero supo gestionar de forma muy prudente los neumáticos y aprovechar las cituaciones de carrera para poder obtar al primer puesto.

El Gran Premio de Francia crece año tras año con lo que ya es conocido por “el efecto Zarco“. El local de Tech 3, ha ido aumentando la asistencia al circuito de la misma manera que sus números mejoraban. Los números del año pasado se sitúan en 204.222 espectadores asistentes en el fin de semana. Y no es para menos. El francés ha logrado que su Yamaha satélite estuviera en las primeras de parrilla luchando y consiguiendo poles y podios. En el transcurso de esta temporada, ha demostrado que es digno de luchar por la victoria y competir con los favoritos al título de campeón del mundo de 2018.

En relación a otros pilotos destacables, Marc Márquez llega a Le Mans con dos victorias consecutivas en el bolsillo: Austin y Jerez. El de Honda, que parece empezar a tener buenas sensaciones sobre la moto de la ala plateada, llega al país vecino con la intención de defender su posición de invicto.

Le Mans está en el aire. Tal y como está la situación en el mundial, es muy difícil predecir quien se hará finalmente con la victoria. De momento, el gran favorito es Zarco, pero el principal rival a batir, Márquez.