El dos veces campeón del mundo de Fórmula 1, Fernando Alonso sorprendió al mundo tras el anuncio de su retirada de la F1 a finales de la temporada 2018, pero faena no le ha faltado pues ha recibido invitaciones de muchas categorías americanas como la IndyCar o la Nascar.

El asturiano parece tenerlo hecho con el nuevo equipo McLaren-Andretti para disputar toda la temporada 2019 de la IndyCar, con el objetivo principal que lleva persiguiendo hace un par de años: La triple corona. Por el momento, tan solo Graham Hill ha logrado semejante hito y Alonso quiere repetir sus pasos.

El jefe de la IndyCar, Mark Miles, comentó que la competición está dispuesta a ayudar al equipo que esté interesado en contratar a Alonso para uno de sus monoplazas de 2019.

El anunció [de Alonso] ha creado mucha excitación y expectación alrededor de los fans de la IndyCar que quieren que Alonso dispute el campeonato el próximo año“, decía Miles. “McLaren está trabajando para lograrlo y nosotros estamos dando todo el apoyo que necesitan”.

No creo que se resuelva hasta poco antes de finales de año“. Algunos medios comentan que el asturiano podría estar probando el monoplaza de la próxima temporada para evaluar su decisión de hacer la temporada entera o limitarla a las Indy500.

El interés americano en Alonso no se centra solo en la IndyCar, sino que la NASCAR también le ha ofrecido disputar las 500 millas de Daytona que tendrán lugar el próximo 17 de febrero en el circuito de Daytona International Speedway.

Las Monster Eneregy NASCAR Cup Series tiene el honor de invitarlo a la presencia de las Daytona 500. Nuevos retos le esperan. Esperamos que acepte la invitación, Fernando Alonso”, comentaba la cuenta oficial de Twitter de la competición.

 

Cuando Alonso hizo las 24 horas de Daytona la pasada temporada, le preguntaron si volvería a disputarlas en algún momento de su carrera y el español respondió que podría, pero que no es algo que esté en sus manos. Creía que para disputar una carrera en NASCAR necesitaba más preparación.

El circuito es maravilloso, el tamaño de todo es gigante y me imagino las gradas llenas de gente viendo la carrera de la NASCAR. Debe ser una experiencia inimaginable. Pero de momento la NASCAR no está en mis planes porque creo que para pilotar estos coches se necesita una técnica única que se coge con mucha practica y test y en estos momentos no tengo suficientes fines de semana libres para hacerlo”, comentaba el asturiano.

America quiere a Alonso y Alonso tiene el ojo puesto en America. Parece que la relación va viento en popa y a toda vela. Veremos si se acaba confirmando la llegada del asturiano a la IndyCar o a la NASCAR.