Liberty Media ha hecho oficial este fin de semana tres diseños conceptuales de lo que deberían de ser los monoplazas de Fórmula 1 para 2021. Los pilotos parecen haber recibido las propuestas con gran aceptación. 

Una imagen del segundo concepto se filtró durante el fin de semana en que se veía un Fórmula 1 con un estilo totalmente diferente. Un ala delantera muy simple, sin demasiados apéndices y en forma de flecha. También de distinguía un tren trasero algo diferente y con un diseño más armónico.

Tras la filtración, Liberty ha decidido esta mañana presentar ante todos los medios los tres diseños conceptuales que están barajando para la temporada 2021. Cada diseño tiene su propia singularidad manteniendo un nivel estable de estética y competitividad. Ross Brawn ha querido explicar cada concepto para crear un poco de debate sobre como debe ser el F1 del futuro.

“El primer concepto muestra cómo el halo puede estar mucho más integrado y ser mucho más agradable estéticamente. El segundo concepto es más refinado y estéticamente más agresivo”.

“El tercer concepto es el más reciente, pero todavía hay muchas ideas interesantes que han surgido de la investigación que aún no han cobrado vida por parte del artista. Sin embargo, en este concepto se puede ver los primeros signos de dispositivos que controlan la forma en que el flujo de aire proviene de los neumáticos delanteros”.

“Cuando empecemos a pensar en el monoplaza de 2021, el principal objetivo era dar la posibilidad de que dos coches puedan rodar juntos”, comentaba Ross Brawn. “Lo que hemos encontrado es que los monoplazas de ahora pierden mucha carga cuando siguen al de delante”.

“Me place decir que con los nuevos coches solucionamos el problema en un 80%. Otro objetivo crucial para nosotros es la de hacer los monoplazas más bonitos. Queremos coches que sean más bonitos en real que en videojuego, coches que los niños quieran tener en sus estanterías”.

“Queremos un coche que inspire. La F1 es la cima del automovilismo y un monoplaza nuestro tendría que ser sensacional a la vista. Con los aerodinamicistas trabajando en ello y los diseñadores gráficos también, estamos evolucionando paso a paso”.

“Queremos monoplazas que gusten a los pequeños. La F1 es una gran oportunidad para promocionar la tecnología en las escuelas, para los estudiantes más pequeños, para los que están estudiando para llegar a la competición”, concluía Brawn.