Tras una semana más que movida, Kimi Raikkonen ha podido ‘hablar’ frente a los medios de comunicación en la rueda de prensa convocada cada jueves de carrera. En esta ocasión, en la previa del Gran Premio de Singapur, el finlandés ha sido uno de los hombres de moda y es que tras hacer oficial el pasado martes que su futuro la temporada que viene estaba en Sauber, todo el mundo ha estado pensando en él.

El otro nombre propio del fin de semana es Charles Leclerc. Este no ha estado en la rueda de prensa, pero no ha hecho falta porque Raikkonen ha logrado acaparar todas las preguntas en una mezcla entre ser noticiable y responder a los medios de una forma algo curiosa.

A sus 38 años, debe ser como el buen vino y es que Raikkonen ha estado de lo más amargo. La pregunta inicial era necesaria. ¿Por qué has decidido ir a Sauber? Su respuesta, igual de tajante. “No sé qué más queréis saber. Como he dicho muchas veces, no depende de mí. No ha sido mi decisión. Todo lo que venga después es mi decisión. Al menos tenemos una salida”.

“Quiero ir [a Sauber]. No sé que sucederá el próximo año, nadie lo sabe, pero vamos a ver qué podemos hacer. Soy feliz por mis propios motivos y es suficiente para mí“.

Es evidente que Raikkonen ya afronta su final en el automovilismo activo y por ahí iba la pregunta del periodista en cuestión. ¿Siente el finlandés la misma pasión por la F1 que cuando comenzó? La respuesta, igual de tajante: “No, no siento pasión. Solo estoy jugando con vosotros. He firmado para pasar dos años infeliz”.

Hay una gran posibilidad de que termine mi carrera en Sauber“, añadía el finlandés.

Además, también era preguntado sobre el tema de ayudar a Vettel a lograr un mundial más y Raikkonen bromeaba: “Solo puedo pilotar un coche“.

Rueda de prensa algo confusa, en la línea de ‘iceman’ que deja Ferrari y se une a Sauber, el equipo que le vio debutar en 2001.