James Hinchcliffe ha sido el gran damnificado del Bump Day de ayer en las 500 Millas de Indianapolis de la Verizon IndyCar Series. El piloto canadiense, una de las estrellas del campeonato, quedó fuera de combate tras una mala jornada y no se clasificó para participar hoy en la clasificación definitiva de la Indy 500. 

La decepción era evidente en las caras de todo el equipo Schmidt Peterson Motorsports, pero en especial en el caso de Hinchcliffe. “Es devastador en todos los sentidos posibles. Tuvimos una vibración en los neumáticos, no estoy exactamente seguro de cual es el problema. Es una píldora amarga para tragar, comentó al bajar del coche.

“La Indy es una amante cruel a veces, los altibajos. Todos en SPM trabajaron duro para preparar el coche. Tres coches dentro y, desafortunadamente, el cuatro no lo hizo”, continuó.

Hinchcliffe logró la pole de las 500 millas de Indianapolis en el año 2016, que acabó convirtiendo en un séptimo puesto final. Su mejor resultado en esta prueba llegó en 2012 con Andretti con una sexta posición. Desde entonces nunca ha tenido demasiada fortuna en la carrera más prestigiosa del año. “Es una locura estar aquí después de donde estábamos hace dos años. Pero vamos a bajar la cabeza, vamos a echarle un vistazo, y aprenderemos de esta experiencia”, recordó.

“Tuvimos un pequeño problema en nuestra primera tanda. La segunda oportunidad parece que la pista estaba un poco más fría, un poco más rápida, pero tuvimos ese problema de [vibración]”, prosiguió Hinchcliffe respecto a su Bump Day de ayer.

A falta de saber si Hinchcliffe correrá la Indy 500, las voces son muchas opinando respecto la posible compra de un asiento para que pueda participar en la carrera. Las opciones pasan por ocupar el puesto de uno de sus compañeros o comprar el asiento de otro equipo. Entre las distintas vías que tiene el canadiense, se destaca un posible acuerdo con Jack Harvey y su patrocinador principal Michael Shank Racing, o también se baraja ocupar el sitio de Conor Daly en un acuerdo con Dale Coyne Racing. 

Una de las voces que ha sonado en las últimas horas ha sido la de Bruno Junqueira, autor de la pole de las 500 millas de Indianapolis en 2002. Con dos quintas plazas finales como mejores resultados, el brasileño vivió de primera mano ser reemplazado en 2009 y 2011 por Alex Tagliani y Ryan Hunter-Reay respectivamente a causa también del Bump Day. Por ello, los equipos le pidieron a Junqueira ser sustituido por sus “cabezas de equipo” y tuvo que perder la oportunidad de correr en esas dos ocasiones.

Con este precedente, Junqueira ha querido dar su opinión y desea que Schmidt Peterson Motorsports no coloque a Hinchcliffe en la parrilla de Indianapolis. “Espero que su equipo acepte que no se clasificó y que no cambie de piloto. Lo siento por Hinchcliffe porque es un buen piloto y un caballero fuera del auto. Pero tendrá muchas otras oportunidades de competir en la Indy 500″, comentó por las redes sociales.