El campeón de Formula 1 Lewis Hamilton se subió el pasado fin de semana a una moto del World Superbike en un acto promocional en Jerez organizado por la marca Monster Energy.

Tras su victoria en el Gran Premio de Abu Dabi que puso el broche a una espectacular temporada en la Formula 1 en la que consiguió su quinto título, Hamilton renunció a participar en la prueba de neumáticos de Pirelli que se realizó en Yas Marina la pasada semana. El británico decidió volar a Europa para preparar un test de dos días con los pilotos del World Superbike Championship en el circuito de Jerez.

El acto estuvo organizado por Monster Energy y fue similar al que se organizó el año pasado con Cal Crutchlow en Estados Unidos. Esta vez los motoristas que participaron fueron Alex Lowes y Michael van der Mark. Los dos pilotos oficiales del equipo Pata Yamaha del WorldSBK llevaron su Yamaha YZF-R1, mientras que Hamilton pilotó una R1 totalmente negra con el número que lleva en la Formula 1, el #44. Todos utilizaron neumáticos Bridgestone.

Los medios de comunicación no tenían acceso al acto, pero ayer algunas voces explicaban que Hamilton había tenido una pequeña caída que no le impidió continuar. En sus publicaciones en redes sociales, ni el británico, ni tampoco sus compañeros de viaje Lowes y Van der Mark hicieron alusión a la caída.

En sus cuentas de Twitter e Instagram, tanto Hamilton como los dos pilotos de Superbikes quisieron transmitir los buenos momentos que disfrutaron durante la jornada. Los tres mostraron su satisfacción por haber participado en este evento especial. Hamilton es un aficionado a las motos y tiene un acuerdo de patrocinio con MV Agusta.

Por ahora hay pocas imágenes del acto, pero se espera que Hamilton y Monster Energy compartan un vídeo en los próximos días en el que se pueda ver al campeón de Formula 1 rodando en Jerez con la Yamaha.