El equipo Haas F1 Team se ha adelantado en silencio a todos los equipos y ha presentado de forma oficial su nuevo monoplaza de esta temporada, el VF-18. 


Los americanos se han adelantado por sorpresa en el calendario de presentaciones de la Formula 1. Sin fecha por anunciar, Haas F1 Team ha desvelado el aspecto de su nuevo monoplaza de forma digital por sus redes sociales. El VF-18 ha visto luz, y ha sido el primero en mostrar al público el aspecto que tendrán los nuevos coches de 2018.

El nuevo VF-18 es una evolución del coche del año pasado, con unos colores muy parecidos en el que destaca el morro rojo junto a los toques de diferentes tonalidades de gris y del negro en la parte central. El cambio más destacado es la aparición del ‘halo’ encima del cockpit, un elemento que desde Haas han optado por pintar de color negro.

El nuevo monoplaza será conducido por Romain Grosjean en el número 8 y Kevin Magnussen en el número 20. Ambos ya compartieron box el año pasado, donde la escudería americana finalizó la campaña en el octavo lugar de constructores con 42 puntos, solo por delante de las discretas actuaciones de McLaren y Sauber.

Para este tercer año en la categoría reina, Haas se marca como objetivo una mejora de las campañas anteriores e intentar conseguir hazañas más ambiciosas. Por un lado, el presidente del equipo, Gené Haas, se pronunció muy optimista sobre el nuevo monoplaza. “La gente ve lo que podemos llegar a hacer en F1 y cree que Haas Automation puede construir herramientas y maquinaria de clase mundial. Eliminamos muchas de las variables en las que sabíamos que éramos débiles. Nos hemos centrado en lo que necesario para que nuestro coche sea consistente y cierre la diferencia con los mejores equipo”, afirmó el propietario en el comunicado oficial del equipo.

Por otro lado, el jefe del equipo Haas, Guenther Steiner, también tuvo elogios y muchas esperanzas puestas en esta nueva campaña. “La mayor parte de la evolución del coche fue la incorporación del halo. Requirió bastante estudio por los aerodinamicistas, pero los diseñadores tuvieron que trabajar duro para modificar el chasis para que el halo pudiera soportar las cargas exigidas. El peso mínimo total del coche se ha incrementado por el halo, y hay un mayor centro de gravedad simplemente por la posición de este. Pero todos estamos en el mismo barco”, concluyó.