El bicampeón del mundo de F1 experimentó problemas en los frenos que arruinaron sus posibilidades de obtener cualquier opción a podio.


A buen ritmo después de la sensacional exhibición de Lando Norris bajo la lluvia y del sensacional pilotaje del español, el Ligier de Fernando se situaba en la parte alta de la clasificación con toda opción a podio. Poco duraron las buenas sensaciones cuando en la primera curva, Fernando se quedó sin frenos. Un curva en la que vienes a más de 300 km/h. Alonso explicaba así su experiencia: “Tienes miedo un poco, sin duda.  Llegas a la primera curva, sucedió dos veces en la primera curva, pisas los frenos y no hay frenos. Afortunadamente en esta pista tienes un atajo. Por la noche no se ve claramente la pared del neumático y dónde está la vía de escape. ¡Así que eso fue aún más aterrador!”, comentaba el piloto asturiano.

40 minutos tardaron en solucionar un problema que se repitió a pocas horas del final de las 24 horas: “Tratas de llevar el auto al garaje porque en una carrera de resistencia esto puede pasar y los mecánicos resolverán el problema”, comentaba Fernando que pese al susto, quedó muy satisfecho con el ritmo de su Ligier: “En quali estábamos 13 ° y 15 °, pero luego en la carrera esto cambió y probablemente estábamos en los tres autos más rápidos en la pista cuando estábamos corriendo”, decía el piloto de Mclaren.

De hecho, Alonso se iba a casa con la sensación de haber perdido la posibilidad de conseguir un podio. Sus compañeros del equipo United Autosports rodaron gran parte de la carrera terceros hasta la llegada de los problemas de fiabilidad también para ellos. Alonso rodaba por delante de ellos antes del problema de frenos: “Podríamos estar allí, estábamos incluso una vuelta por delante de ellos en ese momento, así que creo, sí, perdimos una oportunidad aquí”, declaraba el bicampeón del mundo.

Aunque lo pasó mal con los problemas del coche, y con sensación de haber perdido la oportunidad de obtener un buen resultado, Alonso haía una buena valoración de la jornada: “Sensación positiva, incluso con todos los problemas. Realmente lo disfruté mucho. Me encanta conducir y cuando conduces ocho o nueve horas en una carrera, es mucho mejor que una. Es una muy buena sensación conducir 24 horas”, terminaba Fernando Alonso.