La Fórmula 1 vuelve a tierras niponas para celebrar el Gran Premio de Japón en el ya más que conocido trazado de Suzuka. El Gran Circo vuelve al país del sol naciente para celebrar un GP con olor a Mercedes. Fernando Alonso y McLaren sufrirán para entrar en posiciones de puntos.

Como ya es costumbre, la carrera llega a final de temporada y este año, aunque no está todo vendido, Ferrari necesitaría un milagro para poder poner en problemas a un Hamilton que se escapa más y más de Sebastian Vettel.

El equipo que también necesita un milagro para hacer un buen papel es McLaren. Ya pensando en 2019, Fernando Alonso, Lando Norris en los FP1 y Vandoorne en los FP2, se han quedado con las últimas posiciones de parrilla rodando a tres segundos de Hamilton.

La escudería de Woking no levanta cabeza y el trazado de Suzuka es una piedra más en el tortuoso camino que se ha acabado convirtiendo esta temporada. La única salvación que podría dar opciones a no hacer una pésima actuación de McLaren es la lluvia: “La lluvia en clasificación sería lo mejor para nosotros, aunque tampoco es que vayamos a dar un salto enorme“, comentaba Fernando Alonso.

El motor Renault no corre y el chasis del McLaren tampoco ayuda. El equipo de Zak Brown necesita agarrarse de un clavo ardiendo que no es seguro de que ni aparezca: “En Hungría esperábamos la lluvia como agua de mayo y luego no pasamos ni la Q3. Se verá mañana, está claro que en seco vamos a sufrir“, recogía el diario Marca a declaraciones del asturiano.

No obstante, Alonso apunta que el equipo utiliza los viernes pensando en el coche de la próxima temporada y que el rendimiento del mismo no es el real: “Básicamente nos estamos centrando en probar cosas y en asegurarnos de que el coche funciona correcta o incorrectamente. Hay muchas veces que tenemos problemas en algunas partes del coche y en el comportamiento aerodinámico y los viernes los usamos como test de cara al coche del año que viene“.

Son días muy frustrantes, en el sentido de tener que dar vueltas no óptimas, pero es buena información para el equipo. Vamos a ver mañana en que posición estamos“, añadía el asturiano.

Sin embargo, Alonso se muestra optimista y cree que entrar en los puntos puede ser un objetivo: “Los sábados ponemos algo más de rendimiento y el domingo incluso más. Así que los puntos son todavía en objetivo para el domingo“.

Quizás sea verdad lo que dice el asturiano, pero la sensación es que McLaren no ha dado el paso al frente que sí han dado equipos como Sauber o Toro Rosso.