El nuevo chasis de la IndyCar para la temporada 2018 producido por Dallara y que será el utilizado tanto por las marcas Honda y Chevrolet para las próximas tres temporadas, ha completado un exitoso test en el Mid-Ohio Sports Car Course.

Los responsables de rodar en este test han sido los experimentados Juan Pablo Montoya y Oriol Servià, que ya probaron este coche pero en configuración de óvalos el 25 de Julio al Indianapolis Motor Speedway.

Servià que ha estado probando el coche por Honda, comentaba que este coche requiere más del piloto para poderlo controlar, y que esto los fans lo podrán apreciar. Además estos coches facilitan el rebufo, lo que permitirá más adelantamientos.

Hacer Comentario