Daniel Ricciardo ha comentado ante los medios que le gustaría disputar en alguna ocasión carreras en óvalos, pero que necesitaría hacer algún test antes porque la idea le asusta. En órbita Mercedes, Lewis Hamilton prefiere apuntar hacia la NASCAR.

En la rueda de prensa del jueves reinó el buen rollo y, con el trazado de Austin en el fondo, uno de los protagonistas de la sesión fue Fernando Alonso. El piloto asturiano es un piloto muy querido en Estados Unidos y los periodistas quisieron preguntar a los demás protagonistas si les gustaría pilotar alguna vez otra categoría.

La mayoría comentó que la Fórmula 1 es su destina idílico, pero Daniel Ricciardo comentó su curiosidad por los óvalos. El piloto australiano de Red Bull explicó que disfrutó mucho viendo a Fernando Alonso correr las 500 Millas de Indianapolis en la IndyCar. No obstante, Ricciardo también aseguraba que le daría un poco de miedo correr en un óvalo y que le gustaría probar primero: “La idea de correr en óvalos suena bien, pero me asustan un poco. No voy a mentir, sería genial. Al menos me gustaría tener una oportunidad, tal vez sólo una prueba, Veamos cómo van las cosas, pero fue genial ver a Fernando hacerlo”.

Para Ricciardo, sería una posibilidad en un futuro, aunque ahora no se plantea la idea de dejar la F1: “No me malinterpreteis, una parte de mí intentaba imaginarme estando allí, pero por el momento no digo que sea algo que busco hacer en un futuro cercano”.

Lewis Hamilton estuvo de acuerdo con las palabras de Ricciardo, pero el inglés quiso matizar y su segundo campeonato sería la NASCAR: “Me siento de una manera similar a Ricciardo. Me gustaría probarlo ya que nunca he conducido en un óvalo y los monoplazas son especialmente rápidos. Estoy seguro de que si quisiera tener una oportunidad, podría tenerla, pero nunca ha sido una categoría que me llamase”.

“Crecer en Europa hace que te fijes mucho más en la Fórmula1. Creo que si tuviera que escoger, elegiría la NASCAR. Watkins Glen, siempre he querido ir allí, con las latas de cerveza a un lado. Hace años conduje un NASCAR en Watkins Glen y fue increíble, así que es algo que potencialmente podría hacer”.

“Siendo honesto, no quiero hacer más que pilotar un F1, pero en un futuro puede ser una tentación que esté ahí, nunca voy a querer parar, llevo ser un piloto de carreras en el corazón”.

Habiendo corrido ya en la Indy500 y también en el Campeonato del Mundo de Resistencia, Alonso cree que los pilotos no disfrutarían unas tandas de pruebas porque el monoplaza no es nada cómodo, pero que en carrera es otra cosa: “Necesitan comprometerse con la carrera. Creo que si solo quieren hacer una prueba, no querrán disputar una carrera porque el monoplaza es muy difícil de pilotar. Pero en carrera es una cosa diferente, despiertas tu instinto competitivo y te olvidas de todas las cosas raras del coche y es muy divertido”.