Ya es oficial. Tras muchas especulaciones, rumores y dudas, Dani Pedrosa será el piloto que lidere las motos naranjas del 2019 en su período de pruebas y evolución. El piloto de Castellar, finalmente, romperá contrato definitivo con Honda para formar parte de la marca austriaca y seguir formando parte del mundial de velocidad aunque no en primera fila.

Aunque en el Gran Premio de Alemania, finalmente, Pedrosa anunció su retirada lo cierto es que ha decidido irse a KTM. Honda, a pesar de darle su moto a Jorge Lorenzo, le aseguró que podría tener un hueco en la escudería que lo ha acogido gran parte de sus años en el mundial de motociclismo. Pero la decisión de no seguir vinculado a la marca japonesa ha sido de Pedrosa. Por lo tanto, el samurai será el encargado del proyecto de MotoGP en relación a las motos oficiales de Pol Espargaró y Johann Zarco.  El objetivo de Pedrosa será depositar todo su conocimiento en las motos del Tech3 para poder hacer de la KTM una moto más competitiva.

A diferencia de Aprilia con Bradley Smith, Dani Pedrosa ya ha dicho que su intención real está a años luz de volver a subirse a una moto para competir. De esta forma le cierra definitivamente la puerta a las ofertas que, el catalán, aseguró tener para competir. Especialmente de Superbikes.

Que la motivación de Pedrosa es inexistente lo hemos visto todos. El número 26 de MotoGP y oficial de Honda todavía no ha subido al podio en todo lo que llevamos de temporda; a diferencia de su compañero Marc, que tan solo no ha estado presente en dos ocasiones.

Se especula que la incorporación de Pedrosa a KTM será inmediata a la finalización del Gran Premio de Cheste; último del calendario. No obstante todavía no se sabe si Honda permitirá que Pedrosa pueda rodar sobre la KTM en los test oficiales de 2019 programados al lunes siguiente de dicho Gran Premio.