Charles Leclerc está siendo una de las sensaciones de los últimos tiempos y su debut en la máxima categoría no ha dejado indiferente a nadie. Ha superado con creces todas las expectativas y está muy por encima del rendimiento de su monoplaza. Así que vamos a analizar a esta estrella del futuro

POR ENCIMA DE LAS EXPECTATIVAS

Si ha habido un equipo que ha ocupado la zona baja de la parrilla durante los últimos 2 años ha sido Sauber. La temporda pasada se hablaba de una alianza con Honda para poder salir de esta zona gracias a la inyección de capital que habría dado pero no sucedió y el vínculo con Ferrari se hizo más fuerte. Primero fue la confirmación de Leclerc como piloto oficial, un piloto de la Academia Ferrari con un gran perfil que ya había disputado sesiones de libres con Haas en 2016 y con Sauber en 2017, y luego con la fusión con Alfa Romeo (del grupo FIAT como Ferrari). Sin embargo, no se esperaba mucho del monoplaza.

Llegó Australia y Leclerc estuvo a un nivel parecido a su compañero, pero abajo. El coche no parecía ser bueno y aunque quedó 13º en carrera mientras Ericsson se retiraba. Después Bahrein donde quedó penúltimo en clasificación a 4 décimas de su compañero y en carrera fue 12º mientras su compañero estuvo en los puntos. Todos los ojos se centraban en él, sus resultados no eran buenos y en China más de lo mismo. Pese a aventajar en más de medio segundo a Ericsson, solo pudo ser 19º en clasificación y repitió posición en carrera viendo como el sueco si que remontaba hasta la 16ª plaza.

En este punto, las expectativas eran bajas pero Charles llegaba a Bakú, un circuito que le encanta, y llegó a Q2 por primera vez en su carrera. Tras el caos de carrera llegó la gloria y quedó 6º a 9 segundos del líder. Esa posición era la mejor posición de un Sauber desde Rusia 2015 y lo colocaba delante de su compañero de equipo en la general. Leclerc empezaba a asomarse.

Después de este magnífico resultado poco esperábamos de Charles Leclerc en Barcelona pero una decente 14ª posición en clasificación, por encima claramente de lo que el Sauber puede ofrecer, y el evitar el incidente de la primera vuelta provocado por Grosjean sumado a un ritmo muy bueno con el compuesto Medio, dieron la 10ª posición al debutante esta temporada.

LOS NÚMERO LO AVALAN

Charles Leclerc suma ahora 9 puntos por lo que hemos querido compararlo con varios equipos y pilotos, no solo de esta temporada, si no de los últimos 5 años, comparando con la posición que ocuparon en los respectivos Campeonatos (ya sea de Pilotos como de Constructores):

Piloto/Equipo

Año

Carreras

Puntos

Puntos/Carrera

Posición

Charles Leclerc 2018 5 9 1,8 13º
Williams 2018 5 4 0,8 10º
Sauber 2017 20 5 0,25 10º
McLaren 2017 20 30 1,5
Romain Grosjean 2017 20 28 1,4 13º
Jenson Button 2016 21 21 1 15º
Haas F1 2016 21 29 1,38
Sauber 2015 19 36 1,89
Felipe Nasr 2015 19 27 1,42 13º
Toro Rosso 2014 19 30 1,58
Lotus 2014 19 10 0,53
Jean-Eric Vergne 2014 19 22 1,16 13º
Sauber 2014 19 0 0 10º
Adrian Sutil 2013 19 29 1,53 13º
Toro Rosso 2013 19 33 1,74
Sauber 2013 19 57 3

 

Como vemos en la tabla, Leclerc tienen una media de puntos superior a su escuderia desde 2014 (exceptuando 2015 donde está muy cerca). Está por encima de McLaren en 2017, pues él sólo se podria situar 9º en Constructores y 13º en Pilotos esa temporada. Además en 2016 se podría situar delante de Jenson Button (Campeón del Mundo de 2009) y delante de Haas F1 que fue 8º ese año en Constructores. Un año antes, podría estar muy cerca de Sauber, su equipo, y por encima de Felipe Nasr, piloto de Sauber debutante en 2015. Con tan solo 5 carreras está a 1 punto de lo que consiguió Lotus en 2014 con 19 carreras. Algo que sorprende pues Lotus era un equipo puntero, que ese año no estuvo para nada acertado, pero que sin embargo quedó 8º en Constructores. Y es que con la media de puntos que lleva, superaría el registro de Toro Rosso en ese mismo año, escudería que fue 7ª. También superaría con creces a los de Faenza en 2013, y a Adrián Sutil que fue 13º en el Campeonato de Pilotos.

LLEGA AL GRAN PREMIO DE CASA

En un principado tan pequeño es difícil encontrar deportistas de élite, pero Charles es uno de ellos. Está motivado para afrontar el Gran Premio que se corre en las calles que le han visto crecer y quiere quitarse la espina clavada del año pasado, donde no consiguió acabar ninguna de las dos carreras de Fórmula 2. A su favor tiene el factor local y el factor circuito, pues es un trazado único donde suele salir a relucir las manos del piloto, ejemplo es su amigo Jules Bianchi en 2014. Si es paciente y, sobretodo, no comete errores podría llevar al Sauber a la zona de puntos por 3ª vez esta temporada.

SABE SOBREPONERSE A LAS DIFICULTADES

La vida de Charles Leclerc ha estado marcado por dos pérdidas muy grandes. El 5 de Octubre de 2014, un accidente en el Gran Premio de Japón de Fórmula 1 dejó en coma a Jules Bianchi, piloto francés. Los lazos que unían a Leclerc con Bianchi eran muy fuertes, pues el piloto monegasco empezó sus andanzas en el automovilismo en el circuito propiedad del padre de Jules. Bianchi siempre ayudó a Leclerc en su paso por las categorias inferiores y la muerte de Jules en 2015 no le privó de quedar 4º en la FIA F3 Europea.

Pero esta no fue la única tragedia que el joven piloto de 20 años ha sufrido pues su padre murió días previos al Gran Premio de Bakú de 2017. Charles ese fin de semana subió al coche y ganó. Al final de temporada se alzaría con el título de F2 con gran solvencia.

Las pérdidas le han marcado mucho aunque no se olvida de ellos. Prueba es el casco especial que lleva este fin de semana con inscripciones conmemorativas con el nombre de Jules y de su padre.

UN FUTURO INCIERTO

Se especula mucho sobre el futuro de Charles Leclerc pero lo que es seguro es que no saldrá de la órbita de Ferrari. Las opciones parecen 3: Sauber, Haas o Ferrari; todos ellos con el motor de los italianos.

Continuar en Sauber podría ser muy beneficioso para él, pues ya conoce la escudería y los suízos están mejorando con respecto a años anteriores. Podría seguir su línea de aprendizaje con unos de los coches más difíciles de pilotar y seguir impresionando de cara a poder fichar por otro equipo mejor posicionado. ¿Lo malo? El Sauber hoy en día es el segundo peor coche de la parrilla.

La opción de Haas es muy atractiva pues se encontraría en un equipo muy completo que ocupa la zona media-alta. Los americanos se posicionan como el cuarto mejor equipo y se enfrentaría con pilotos muy completos. Además ya fue piloto probador en 2016 con lo que no resulta desconocido ese equipo para él. El único inconveniente es que no parece que vayan a cambiar sus pilotos en un futuro cercano.

La última opción, Ferrari, es la más arriesgada aunque parezca la mejor. Con Kimi Räikkönen en los últimos años de su carrera, los italiano podrían tirar de “cantera” y coger al mejor piloto actual de su programa de jóvenes talentos. Es un equipo ganador y que opta al título, entonces, ¿cual es el problema? La inexperiencia de Charles. Es un gran piloto y ya hemos visto a otro como Lewis Hamilton llegar a un equipo ganador y ganar pero no siempre sale bien. Se encontraría con Sebastian Vettel, piloto referente de los de rojo, y no siempre es bueno ser su compañero. Seguro que aprendería mucho de él pero Vettel es muy rápido y podría eclipsarlo. Otro posible escenario es que Vettel se vea superado por Leclerc y pase algo similar que lo que pasó en Red Bull con Webber.

No sabemos que le deparará el futuro, esto solo son suposiciones. Lo seguro es que es un diamante en bruto y se está puliendo muy bien. Si sigue la línea de progresión actual, no dudo que lo veremos alzándose con el título pero solo el futuro nos lo dirá.