El Carlin Motorsport está evaluando la posibilidad de tener un tercer coche en la parrilla de la IndyCar de la próxima temporada. Aún no hay nada confirmado, pero el interés de muchos pilotos importantes para incorporarse a la categoría abre la opción de que Carlin amplie su número de monoplazas.

Sus dos pilotos actuales, Max Chilton i Charlie Kimball, ya tienen asegurado la continuidad en sus asientos en 2019. Pese haber hecho una temporada discreta a nivel de resultados, con el quinto puesto conseguido en Toronto por Kimball como mejor resultado, Carlin quedó satisfecho con su rendimiento y manifestó la voluntad de ampliarles el contrato.

De todas formas, la escudería británica quiere elevar sus aspiraciones en 2019. Según declaró su propietario, Trevor Carlin, un tercer monoplaza les ayudaría a dar ese paso adelante. “Sé cómo funciona el modelo estadounidense y aunque los conductores de ese tercer coche no estén peleando por victorias, ayudaran al equipo en su conjunto a tener esa información adicional en cada carrera. Se aprende más rápido“, declaró.

La demanda de inscripciones en la IndyCar es ahora mismo muy elevada y para Carlin no será fácil completar esta ampliación, aunque los primeros pasos ya se han dado. “Nos estamos preparando para ello. Aun no podemos confirmar nada, pero espero tenerlo todo cerrado para finales de octubre. De momento hemos preguntado a Chevrolet sobre la posibilidad de alquilar un tercer motor y dicen que no tendrían ningún problema en proporcionarlo” reconoció Trevor Carlin.

En principio el piloto que tendría más opciones de ocupar este tercer monoplaza es Ed Jones. El campeón de las IndyLights en 2016 será probablemente substituido por Felix Rosenqvist en el Chip Ganassi Racing y podría recalar en el equipo Carlin si se confirma el tercer coche.

Aún así, el gerente y propietario de la escudería también dejó abierta la posibilidad de que el tercer coche del equipo se lo repartieran dos pilotos distintos, uno para los circuitos y otro para los óvalos.

Además de esta posible ampliación del equipo de IndyCar, otra novedad es que Carlin volverá a disponer la próxima temporada de dos coches en las IndyLights. El propietario y director valora muy positivamente el retorno: “Creo que la serie Lights merece nuestro apoyo para ayudar a formar a la próxima generación de pilotos. Miren a Pato [O’Ward] y Colton [Herta] lo que hicieron en Lights, Michael Andretti los ha preparado y eso les acercó a la IndyCar. Volver a la Indy Lights y comenzar a nutrir a los jóvenes conductores para el futuro es nuestro deber”.

Fuente: Autosport