Sergio Canamasas, uno de los pilotos españoles con más participaciones en la Fórmula 2, hizo recientemente un tuit desconcertante a la vez que interesante. El piloto, en 2017 de Rapax, ahora no pilota en ninguna categoría, de hecho ha dejado el automovilismo y últimamente es poco activo en sus redes sociales por lo que poca gente conoce realmente cual es su actividad actual.

El tuit data concretamente del último fin de semana y en él, el español se refería al Gran Premio de Hungría 2017 donde el médico del circuito hizo tal negligencia, desconocida de momento por nosotros, que hizo plantearse a Canamasas su continuación en la lucha por la Fórmula 1.

De hecho, se lo planteó sin comentárselo a nadie más que su allegados. Cuando a final de temporada Canamasas dijo que no continuaría, sin dar ninguna explicación del por qué lo dejaba, desconcertó a todos los aficionados que lo aceptaron como una decisión y la respetaron.

Pues el pasado fin de semana, Canamasas rompió su silencio y tuiteó: “Hoy hace un año compitiendo, casi pierdo a mi padre por la negligencia y mala gestión de los servicios de seguridad, la nefasta actitud y profesionalidad del médico del circuito de Hungría y la FIA. No se pudo hacer pero, fue miserable y dramático. Allí dejé de correr“.

Así de tajante era el piloto español en sus redes sociales dejando a todo el mundo con la boca abierta pues nadie tenía constancia de tal hecho. A día de hoy, nadie sabe con certeza qué fue lo que realmente sucedió. Lo más relevante, deportivamente hablando, del GP de Hungría 2017 en la Fórmula 2 fue los dos choques que tuvo Canamasas y en F1 el “suck my balls” de Kevin Magnussen.

Sus seguidores se preocuparon y le comentaron qué fue lo que ocurrió, pero de momento el piloto ha decidido mantener el silencio.