El consejo mundial de deporte de la FIA ha hecho una serie de cambios en las regulaciones del FIA WEC para la temporada 2019-2020 y las siguientes 4 temporadas. Se confirma que habrá una nueva “Top class”.

El consejo mundial de deporte de la FIA se ha reunido en St. Petersburgo para debatir los cambios en el reglamento de la próxima temporada del FIA WEC, los cuales afectaran a las 24h de LeMans de 2020, pues las de 2019 están en el calendario de la temporada 2018-2019.

Un ejemplo de estos cambios se verá afectado en el procedimiento de paradas en boxes. En la nueva normativa, no se podrá cambiar neumáticos mientras el coche esté repostando. Otro cambio significativo será en la categoría LMGTE-AM donde veremos un sistema de “balance de éxito”. Los coches tendrán peso extra según su posición en el campeonato y resultados en carrera anterior para igualar el campeoanto.

Según ha declarado Vincent Beaumesnil, director deportivo de ACO, esto no es un BOP (equilibrio de rendimiento). Un BOP funciona de tal forma que los coches se equilibran según el rendimiento del coche y en este caso se equilibrará dependiendo de los resultados. No se equilibrará los coches en relación si es un modelo u otro, si no según que han conseguido previamente. Con esto quieren conseguir una mayor igualdad en

Otra de las novedades será la aparición de una nueva “Top Class”. Se prevé que esta categoría pueda tener un gran impacto sobre el diseño de las diferentes marcas que quieran apostar por ella como escaparate. Lo que se pretende es que coches muy similares a los de calle puedan estar a un rendimiento similar a los prototipos y por ello tienen una previsión de que en la clasificatoria de las 24h de LeMans rueden en torno al tiempo 3m22s y hagan 3m27s sobre ritmo de carrera.

Otro cambio importante es que los equipos privados podrán disponer de tecnología híbrida, ya sea desarrollada por ellos o alquilada por un coste de 3 millones de euros a los constructores. Y las regulaciones serán las mismas para todos los equipos. Esto permitirá a los equipos privados acercarse, si no superar, a las marcas que compitan, pues actualmente Toyota, que es la única marca en LMP1 no privada, monopoliza la categoría gracias a esta normativa.

Por último se han intentado abaratar los costes del campeonato para que equipos con un presupuesto de 20 millones puedan disponer de 2 coches en toda la temporada FIA WEC. Para esto, un ejemplo es la homologación del coche que durará hasta 5 años. El personal también se ajusta en los test hasta tan solo 40 personas para 2 coches y mientras la competición esté fuera de Europa, solo podrán acceder a los coches durante los eventos, limitando así los test y los gastos durante este tiempo, optimizando así los presupuestos de los equipos.

Otra medida para ajustar presupuestos está en los motores y sistemas híbridos que no usarán según que materiales usados hasta ahora. Por otra parte también se limita el número de unidades usadas al año. A esto se le suma una mayor restricción en el desarrollo aerodinámico y un solo fabricante de neumáticos para todos los equipos.