Un final en prórroga, un empujón y una sonrisa. Así se puede describir uno de los finales más polémicos de las 500 millas de Daytona. 20 años después, el Chevrolet #3 vuelve al Victory Lane en Daytona. 


Si hay un lugar en el que todos los pilotos lo darán todo, ese es Daytona. Las 500 millas son la joya de la corona de la NASCAR, y en ellas los pilotos pasan por encima de los rivales. O, depende de como, los apartan. Así ha ganado Austin Dillon unas polémicas 500 millas de Daytona, a la luz de los focos.

La carrera en sí ha tenido dos caras. La agresiva y la calmada. Doble personalidad que ha terminado de la forma más dramática posible: en prórroga. Pero vayamos por partes.

Los primeros puntos por etapas se han cobrado las primeras víctimas de 2018. Los contendientes no han dejado de tantearse entre ellos. Nadie se ha atrevido a mantener la ‘single line’. Todos a cuchillo. Entre ellos Ricky Stenhouse Jr, que en la última vuelta de la primera etapa, ha bloqueado al Ford #12 de Ryan Blaney.

El de Roush Fenway casi ha perdido el coche, y eso ha provocado un efecto acordeón que ha llevado al primer ‘Big One’. ¡Y qué ‘Big One’! Jimmie Johnson, Erik Jones y Daniel Suárez han visto como su intento de ganar las 500 millas de Daytona ha terminado a cachitos, roto por la agresividad.

Porque la sensación ha sido esa: qué carrera tan agresiva. Se ha peleado por cada posición, incluso en la segunda etapa. La primera etapa, por cierto, se la ha anotado Kurt Busch. La segunda, un Ryan Blaney más que motivado.

Tan motivado que, en una maniobra parecida a la de Ricky Stenhouse en la primera etapa, ha cerrado a Chase Elliot, que a su vez ha bloqueado a Brad Keselowski. El #9 de Hendrick se ha ido al muro en las últimas vueltas de la segunda etapa, y se ha llevado a Kasey Kahne y a Danica Patrick con él. La fémina ha terminado de forma abrupta su participación en la NASCAR, en medio de una melé. Una alegoría de lo que ha sido su paso por la categoría.

Keselowski, por su parte, se ha llevado a Kevin Harvick. Caían pesos pesados. Al frente, Blaney ha construido un liderato más que cómodo, porque en la tercera etapa, no ha habido casi acción.

Como si de un cambio de chip se tratase, a partir de la vuelta 126 hasta la 185 todo se ha calmado. Invertido el proceso, ha llegado el famoso término: paciencia. Y Ryan Blaney ha aprovechado para sumar y sumar giros.

A falta de 12 para el final ha saltado la sorpresa. ¡Bandera amarilla! Pinchazo de Byron, que ya iba dañado de incidentes anteriores. Blaney se ha quedado solo al frente, puesto que Joey Logano ha recuperado vuelta. Tenía que asegurarse, como fuese, la oportunidad de pelear por la victoria.

En la resalida a falta de dos vueltas, nadie le ha ayudado. Lógicamente, todos han ido a por la victoria. Denny Hamlin la consiguió en 2016, y ha querido repetir dos años después. Ha bloqueado a Kurt Busch, quien ha levantado el pie y… se ha ido al muro. Ryan Blaney ha empujado al #41 y ha generado una reacción en cadena que ha lastrado al pelotón. Amarilla. Al Overtime todos, con grandes favoritos cayendo por daños.

Ryan Blaney, que ha liderado más de 100 vueltas, se ha visto afectado. En la resalida, los líderes eran otros. Excepto Hamlin, Almirola y Wallace Jr. Han salvado el accidente, y ellos han tenido las de ganar. Pero, como en todos los lugares especiales, la ¿magia? siempre hace acto de presencia.

¡Bandera verde al aire! ¡Ojo a los Chevrolet! ¡AJ Allmendinger y Austin Dillon han trabajado juntos y el #3 de Childress se pone en el top-3! Mientras, Aric Almirola ha tomado distancia. Denny Hamlin, a su vez, ha intentado reducir la velocidad de Dillon. No ha podido, y Dillon ha empujado a Almirola para abrir hueco.

Ya en la útima vuelta, Dillon ha seguido achuchando a ALmirola. Llegando a la 3, Almirola se ha desequilibrado en un intento de bloqueo a Dillon. Bump-draft mal realizado que ha mandado al #10 de Stewart Haas al muro. Dillon al frente, pero no salia la amarilla. Dillon ha cruzado por meta como ganador. La indiferencia no ha aparecido.

La polémica del contacto con Almirola ha surgido entre enfados y quejas. Otros, totalmente extasiados. Pero, ¿qué diantre ha pasado? Simplemente, así es la NASCAR.

“¡No! No ha competido de forma agresiva en toda la noche. Simplemente intentaba ganar las 500 millas de Daytona, como yo”, ha respondido Almirola cuando le han preguntado por el accidente.

Dillon, mientras, celebraba. Como celebró hace 20 años Dale Earnhardt Sr, el último ganador con el #3 en Daytona. Y ha ganado al estilo ‘The Intimidator’. Si no puedes con el rival, pásale por encima.

Esta noche se podrá revivir la carrera en el canal autonómico catalán Esport3. A las 21:30 se emitirá un resumen de lo ocurrido en Daytona.

FOTO | Richard Childress Racing