La parrilla de MotoGP ya va cogiendo mucha forma para las próximas temporadas. Pocos son los pilotos que faltan por confirmar. El más reciente, el fichaje de Andrea Iannone por Aprilia Racing, dirigido por Fausto Gresini. La penúltima moto oficial del campeonato, a falta de saber qué hará Suzuki con Joan Mir, estará pilotada por el italiano hasta 2020.

Este nuevo movimiento, que también se suma a la larga lista de rumores que estallaron una vez Suzuki anunció que prescindían del italiano de 28 años, descarta y cierra las puertas de una nueva entrada al que será ex de Honda, Dani Pedrosa. El catalán, tras dejar su bacante a Jorge Lorenzo, no tiene todavía ninguna plaza en el mundial de motociclismo. La única opción que le queda, entonces, es subirse a la Suzuki. Pero la última moto oficial de la categoría reina parece tener “pre dueño”: Joan Mir.

A pesar de la buena temporada 2018 de Iannone, Suzuki decidió firmar el divorcio con el italiano por sus malos resultados el año pasado y su falta de mejora en la moto. En el Gran Premio de Francia, Le Mans, la propia escudería lo hizo oficial. Y a pesar de que Andrea Iannone ha liderado bastantes veces los entrenamientos libres de los grandes premios y el primer día de la tanda de test de Michelin en Montmeló, el equipo no se planteó volver a firmar el contrato con el The Maniac. Por su parte, el piloto italiano todavía no ha hecho ninguna declaración sobre este nuevo fichaje. Tampoco ha manifestado ninguna opinión a través de sus redes sociales.

Así pues, Andrea Iannone cumplirá, gracias a este contrato de dos años más, un total de quince años en el mundial de motociclismo; desde sus inicios en 2005 en la antigua categoría de 125cc junto a Aprilia. El de Vasto se va a la escudería Aprilia con, de momento, 13 victorias, 32 podios, 10 poles positions y 17 vueltas rápidas. La última vez que Iannone saboreó el gusto de la victoria fue en el Gran Premio de Austria en 2016. La primera fue en Jerez, el mismo año de su estreno en el mundial de motociclismo.