Toyota se ha instalado esta semana en el circuito de Portimão para hacer varios test de su LMP1 del próximo Mundial del WEC. Con ellos está Fernando Alonso, acumulando kilómetros y experiencia para estar totalmente preparado para Spa, la primera prueba del campeonato. Toyota se ve muy superior y sin un rival directo que le pueda hacer sombra durante el mundial de resistencia y no tienen otro objetivo que no sea ganarlo.

Alonso está allí para eso, para ganar el WEC, pero principalmente, para ganar las 24 horas de Le Mans. La máquina la tiene, pero cabe recordar que Toyota nunca ha ganado dicha prueba. Un reto más a las espaldas del español, un reto más que este año más que nunca están obligados a superar. Lejos del estresante mundo de la F1, Alonso mantuvo conversación con la prensa nacional desplazada hasta allí y donde analizó la dura temporada que le espera.

El español destacó la electrónica como principal diferencia entre los monoplazas de la F1 y los coches del WEC: “Seguramente la mayor diferencia sea la tracción integral del Toyota, que te cambia el modo de conducir y acelerar a la salida de las curvas. Tiene también muchos más sistemas electrónicos que en la Fórmula 1, hay más libertad en ese sentido. Por ejemplo, hay control de tracción y está muy desarrollado y es sofisticado. A la hora de conducir necesitas apoyarte mucho más en la electrónica que en la Fórmula 1., afirmaba Alonso.

Fernando destacó la importancia de la fiabilidad de los coches de Toyota, principal prioridad: “Aquí se busca la resistencia, la fiabilidad total y aunque las prestaciones importan, son la segunda prioridad. Por lo tanto, los test están enfocados a la resistencia, a probar partes y llevarlas al límite”, decía Fernando que alababa el trabajo de su equipo: “Toyota tiene experiencia por todos estos últimos años con un grupo de pilotos con experiencia y varios años en el WEC así que la adaptación es mucho más fácil con esta estructura detrás.”

Además, destacó que, desde la escudería nipona, no piensan en sus rivales sino en una mentalidad ganadora contra ellos mismos, sobre todo para el desafío de Le Mans: “Para Toyota no hay competición con los rivales. El desafío es de Toyota contra Le Mans. Es el gran desafío porque la prueba ya te pone al límite. Más que estar pendientes de los ‘rivales’, el desafío es contra la carrera y esta es la grandeza del proyecto.”

Además, no desaprovecho para mandar un mensaje de optimismo respecto a la gran cita del certamen del WEC: “Es participar en una carrera mítica y dentro de los participantes estoy seguro que estoy en el mejor equipo y eso me da seguridad. Hay mucho que ganar y mucho que perder pero… cuando hay algo que ganar, merece la pena.”, decía Alonso además de destacarlo como el circuito al que le tiene más ganas: Lo he visto muchas veces pero no lo conozco. He estado… y quiero conocerlo. Por ejemplo, Spa será divertido. Es un circuito que a todos nos encanta y será interesante, pero Le Mans es el que más curiosidad me produce”, comentaba el de Toyota.

Al de Mclaren no le preocupan tanto los fines de semana de carrera, sino todo lo que conlleva correr en dos categorías, aunque está confiado de poder hacerlo: “En este calendario, lo que menos tengo son carreras. Voy a conducir 27 domingos pero voy a hacer 30 eventos de publicidad, numerosos test; hice uno y hago otro, quedan más y también los de Fórmula 1. Conozco mi cuerpo y sé cómo hacerlo. Las carreras no me preocupan pero las demás actividades, tendré que planearlas para que no me consuman tanta energía. Será importante este año gestionar el tiempo”.

Para terminar, Alonso es cauto al afirmar que tienen el mejor coche, aunque destaca que la tecnología hibrida que monta su Toyota, es casi imbatible: “Eso es lo que queremos y lo que se supone pero lo veremos en las primeras carreras. La tecnología híbrida en este tipo de coche es prácticamente imbatible por ahorro de carburante y las prestaciones que puedes sacar. Se supone que somos el coche de referencia y si acaba siendo así, lo disfrutaremos. A veces lo tienes, otras no, pero como muchas veces nos ha tocado no tenerlo, habrá que aprovecharlo y sacar ventaja de eso.”

Tiene hambre de carreras, de ganar. Toyota le brinda la oportunidad perfecta.